Hace menos de dos años tuve una larguísima charla con Sergio Giardelli (1955 – 2015) sin saber que era la última, recordamos parte de lo que habíamos vivido juntos, nos conocíamos desde el principio de la adolescencia, y los nombres de Miguel Najdorf  y Oscar Panno, naturalmente salieron a relucir, sin omitir sus rasgos menos positivos.

 

Principios de los años 70, MI Bernardo Wexler, Carradco, Cejas, Ivaldi, Giardelli y Franco en Boca Juniors © Zenón Franco
Principios de los años 70, MI Bernardo Wexler, Carradco, Cejas,
Ivaldi, Giardelli y Franco en Boca Juniors © Zenón Franco 

Recuerdo que refiriéndose a uno de ellos (se puede aplicar a ambos), me dijo que podíamos decir la frase del artículo “Yo conocí a Mozart”, claro que no a “Mozart-Mozart”, sino a personalidades que lograron lo máximo en actividades que valoramos mucho, conocimos a Mozart, ¿qué importan sus defectos?, fue un enorme privilegio, del que éramos conscientes y ambos estábamos (qué pena no poder decir “estamos”) muy agradecidos; escuchar a Najdorf me producía fascinación.

 

Giardelli y Najdorf
Giardelli y Najdorf 
 

 

Spassky vs Giardelli, Buenos Aires 1978
Spassky vs Giardelli, Buenos Aires 1978 

 

Sergio Giardelli, tapa de Tiempo de Ajedrez
Sergio Giardelli, tapa de Tiempo de Ajedrez 
 

El maestro holandés Hans Ree (Ámsterdam, 15 de septiembre de 1944) cumple mañana 72 años, conoció a David Bronstein (1924 – 2006) jugando un torneo en Budapest en 1977, allí tuvo largas conversaciones (un cholulo como yo no puede más que envidiarlo), “cualquiera que conozca a Bronstein sabe que esto quiere decir que él hablaba y yo escuchaba”, aclara Ree en su libro “My Chess”.

 

Libro My Chess de Hans Ree
Libro My Chess de Hans Ree 

Bronstein ganó el torneo y disfrutaba de la hermosa Budapest, Ree cuenta que Vlastimil Hort dijo que escuchar a Bronstein era siempre fascinante, pero que lo evitaba el día que debía jugar con él, pues “Te habla hasta la muerte”, Ree dijo que, en su caso, evitarlo ese día tal vez no hubiera impedido que perdiera, pues “era Bronstein después de todo”.

Cuando Ree abandonó, Bronstein le dijo que había jugado la Defensa Holandesa como homenaje a su país, él, con el tiempo Ree se sintió casi humillado, pues se podía interpretar que Bronstein pensaba que le podía ganar con cualquier apertura, y eligió la Holandesa solo para, de paso, halagarlo.

 

Hans Ree en 1968 © Ron Kroon, Archivos Nacionales de Holanda
Hans Ree en 1968 © Ron Kroon, Archivos Nacionales de Holanda 

Parece exagerado, la Defensa Holandesa no era una apertura elegida por Bronstein sin conocerla, recordemos que la empleó nada menos que en el match por el título mundial ante Botvinnik en 1951, en todo caso las dudas vinieron después, “En ese momento no se me ocurrió: sentía demasiada admiración por él”, comentó Ree.

Fue una victoria bastante clara, Bronstein lo superó por completo; en su libro “Aprendiz de brujo” Bronstein incluyó la partida sin comentar, con diagramas, en uno de ellos está la posición tras 31.Ca1.

Ree no la recordaba bien, “Esto pasa con partidas que uno pierde, y no podía creer lo que veían mis ojos cuando vi el diagrama. ¿De verdad jugué esa espantosa movida – caballo al rincón – por segunda vez?”.
Resulta que antes, en Wijk aan Zee 1970, había dado un destino igual de penoso a un caballo en su encuentro con el finés Westerinen, en esta posición:

 

Tablero

 

Ree jugó 35.Ca1 y la partida duró solo 11 jugadas más.

Cuenta Ree que la razón por la que sí recordaba esa partida es porque en Wijk aan Zee se fundó un club llamado “El caballo de Ree”, un club que “para mi eterna vergüenza”, dice Ree, todavía existe.

En su columna “Dutch Treat” de julio de este año, Ree dijo que antes de ponerle ese nombre debían haberle pedido permiso, algo a lo que seguramente Ree no hubiera accedido, posteriormente cuenta que el club tuvo la desfachatez de proponerle ser miembro honorario, “¿Estaban locos?” se preguntó.

Pero el tiempo lo calma todo, 18 de junio pasado se limaron las asperezas con un match a dos partidas entre Ree y Westerinen en el club, que terminó 1 a 1.

Volvamos a Bronstein, este había sido uno de los pocos grandes maestros que no había firmado la carta de repudio a Korchnoi cuando este desertó de la URSS en 1976, por lo que tuvo pocas oportunidades de jugar en el extranjero.

 

David Bronstein, Zurich 1953 © www.zurich-cc.com

David Bronstein, Zurich 1953 © www.zurich-cc.com
 

Pudo hacerlo en Budapest, pero no como representante oficial, (fue Aivars Gipslis), sino con visa de turista (recuerda en algo a lo que hizo Larry Evans para jugar en Cuba en el Memorial Capablanca de 1964, burló el bloqueo al ir como periodista), pero antes de permitirle viajar se le preguntó a Bronstein si garantizaba que iba a ocupar el primer lugar (era algo habitual en la URSS, quedaba la promesa por escrito), Bronstein lo garantizó, era una muestra de autoconfianza y no era algo descabellado, tenía 2.560 puntos de Elo, solo 5 puntos menos que Gyula Sax que empató el segundo lugar con Gipslis y Ree.

Bronstein era entonces pesimista con la fase creativa del ajedrez por la influencia de la computadora, que fue haciéndose cada vez más necesaria, pero…”En Budapest fue de una conversación tan encantadora e inspiradora, y tan llena de ideas originales, que su visión pesimista del ajedrez moderno era echada hacia atrás”.

 

David Bronstein © chesspro.ru
David Bronstein © chesspro.ru

 

David Bronstein © chesspro.ru
David Bronstein © chesspro.ru
 

Mucha gente decía que las charlas de Bronstein siempre llevaban a Botvinnik, pero Ree no lo recordó esa vez.

La única vez en que pude escuchar a Bronstein fue en Lisboa, a fines de los años 90, no nombró a Botvinnik, pero dijo algo como “No soy campeón del mundo, pero aun así mi opinión tiene valor”, estaba hablando de una posición de la Apertura Española, me pareció un comentario forzado, quizás hablaba de algo que le quemaba por dentro.

Bronstein dijo que en 1951, (cuando era posiblemente el mejor ajedrecista del mundo), tras empatar el match con Botvinnik, estando tan cerca de ser campeón del mundo, (Ver Nota 587), obtener el título mundial no era una de sus prioridades.

 

Taimanov vs Bronstein, Zurich 1953 © www.zurich-cc.com
Taimanov vs Bronstein, Zurich 1953 © www.zurich-cc.com

 

Petrosian y Bronstein, Zurich 1953 © www.zurich-cc.com
Petrosian y Bronstein, Zurich 1953 © www.zurich-cc.com

 

 

David Bronstein y su esposa © chesspro.ru
David Bronstein y su esposa © chesspro.ru
 

 

Davisd Bronstein © chesspro.ru
Davisd Bronstein © chesspro.ru

Es difícil de creerlo para un simple mortal, pero Ree dice que tal vez sea verdad, pues “cuando eres joven y tienes buenas razones para creer que eres el mejor jugador del mundo, estás inclinado a creer que tendrás otra oportunidad”, pero esa chance ya nunca volvió.

 

Hans-Ree dando una conferencia en el centro Max Euwe de Ámsterdam, octubre de 2011
Hans-Ree dando una conferencia en el centro Max Euwe
de Ámsterdam,octubre de 2011 

Bronstein tuvo ideas que luego se implementaron, aunque tengan el nombre de otros, como jugar con incrementos de tiempo o jugar con posiciones iniciales de las piezas en diferente sitio, que es llamado “Fischerandom” o “Chess960”.

Veamos la partida que recordó Ree sobre su jugada 31.Ca1 ante un “Mozart”.

 

David Bronstein © chesspro.ru

David Bronstein © chesspro.ru
 

Hans Ree – David Bronstein
Defensa Holandesa, [A92], Budapest 1977

Click Aqui para ver la partida en el visor

1.d4 e6 2.c4 f5 3.g3 Cf6 4.Ag2 Ae7 5.Cf3 0–0 6.0–0 Ce4 7.Cbd2 Af6 8.Dc2 d5 9.b3 c5 10.Ab2? [En caso de 10.Aa3 Bronstein hubiera entregado la calidad con excelente compensación tras 10...cxd4! 11.Axf8 Dxf8 12.cxd5 exd5; Bronstein recomendó 10.e3!] 10...cxd4 11.Axd4 Cc6 12.Axf6 Dxf6 13.cxd5 exd5 [Las negras tienen un peón aislado en d5, pero no es una debilidad y controla al Cd2.] 14.a3 a5! [Bronstein considera que las negras ya tienen una leve ventaja.] 15.Dd3 Ae6 16.e3 Tad8! 17.Tfd1 Af7 18.Cd4 Ce5 19.Cxe4? [Era necesario 19.Df1.] 19...fxe4 20.Db5 b6! [Sin prisas. Era prematuro 20...Cd3? por 21.Txd3 exd3 22.Dxd3 con buena compensación por la calidad (Bronstein). Sí era interesante 20...Ae8 pero Bronstein prefiere mantener la tensión.] 21.Tac1 Cd3! 22.Tc2 [Refuerza la defensa de f2. Ahora 22.Txd3 se encuentra con la intermedia 22...Ae8! y las negras se imponen tras 23.Da6 Dxf2+ (Bronstein).] 22...Tc8! [Las negras van progresando poco a poco, este es el complemento de las jugadas 20 y 21 de las negras.] 23.Tdd2 Tc5 24.Da6 Ae8 25.h3 Ad7 26.Txc5 [Bronstein indica la siguiente línea: 26.f4 Ac8 (26...Ce1 es otra posibilidad.) 27.Da7 Dd6 28.Af1 Ce1 con ventaja negra.] 26...bxc5 27.Dxf6 Txf6 28.Cc2 [28.Ce2 se refuta con 28...Txf2 29.Txd3 Txg2+ 30.Rxg2 exd3 31.Cc3 d2 32.Rf3 Ab5 seguido de ...Ad3, ...Rf7–e6, y oportunamente ...Ac2, con ...d4 en reserva.] 28...Tb6 29.f3 Ac6 30.fxe4 dxe4

 

Tablero

 

31.Ca1 [Y llegó “El caballo de Ree”, dan ganas de llorar, pero no es mejor 31.b4 axb4 32.axb4 cxb4 33.Cd4 b3 34.Cxc6 Txc6 35.Axe4 Tc1+ 36.Rh2 Tc2 37.Tg2 Ce1! (Bronstein).] 31...a4 32.b4 cxb4 33.axb4 Txb4 34.Cc2 Tb2 0–1

zfranco@abc.com.py

www.facebook.com/GMZenonFrancoOcampos

Tabladeflandes.com

ABC Color 

 


Volver a: inicio/noticias/La Columna de Zenon Franco
2016-09-16 00:00:00