10) - MN Eleuterio Recalde (Campeón en el año 1960).

El décimo campeón paraguayo fue el MN Eleuterio Recalde, quien logró su única conquista en el inicio de una nueva década, la de los sesentas. Aquel campeonato fue obtenido por Don Eleuterio en el año 1960. Finalmente, dedicado a la Arquitectura, no pudo entrenar el tiempo suficiente con los trebejos como para poder llegar a un nivel más alto pero sin lugar a dudas, ganar el Torneo Mayor de nuestro país en la epoca en que lo consiguió el señor Recalde, no habrá sido para nada sencillo. Tuvo la oportunidad de participar como segundo tablero del Paraguay, en la Olimpiada de Lugano en 1968, donde se decantó con una interesante performance de 6,5 puntos obtenidos sobre 13, convirtiéndose así en el de mejor actuación del ya mencionado evento por nuestro país, después del MN Victorio Riego, quien tuvo una soberbia participación de 11 puntos sobre 13. Paraguay consiguió la medalla de Bronce en el Grupo D en aquella oportunidad y Don Eleuterio tuvo una gran influencia con sus victorias trascendentales en las últimas rondas, que fueron, a la postre, las que definieron la colocación final de nuestra selección ajedrecística en la ya citada Olimpiada. Una vez retirado de las competencias, Don Eleuterio llegó a integrar una comisión directiva de la FEPARAJ, a principios de este siglo, cuando se logró dejar atrás un conflicto interno que por poco acaba con el Ajedrez organizado en el Paraguay.

 

Con las blancas, el MN Eleuterio Recalde aprovecha la situación de las negras (que eran conducidas por el brasileño Silvio Mendes Teixeira) en esta posición, como para montar un fuerte ataque sobre el Rey contrario. La partida se dió durante la quinta ronda de un Torneo disputado en Rio de Janeiro, Brasil, en el año 1960 (justo el mismo año del único campeonato paraguayo obtenido por nuestro homenajeado). El encuentro fue una Defensa Siciliana, con el Gambito Morra como variante, dominado por las blancas, casi de principio a fin; donde la presión y el manejo de la iniciativa por parte de nuestro compatriota fue constante y sonante hasta que remató su faena con una lúcida contundencia.

 

JUEGAN LAS BLANCAS Y GANAN.

 

 

La partida continuó así:

34. Tc7+ Rh6

35. exf5 Dg5

Según el Fritz 11 (considerado hasta ahora el más "humano" de todos los engines de la historia), el Komodo 7 y el Stockfish 2.3, la variante: 35. ... Df2, aguanta 13 jugadas más. Con la elección de Mendes, el remate es más sencillo para las blancas:

36. Df8+ Y las negras se rindieron. (1 - 0).


Volver a: inicio/noticias/Misceláneas
2014-10-22 00:00:00